LA ADICCIÓN AL ALCOHOL EN MUJERES - SINDERESIS

El alcoholismo es una de las adicciones más extendida en el planeta que afecta tanto a hombres como mujeres. A pesar de que su consumo es más elevado en el sexo masculino, los efectos en ellas son más severos que suelen traducirse en daños neurológicos con mayor profundidad que en los hombres. ¿Sabes cómo afecta el alcohol en mujeres?

En las últimas décadas los casos de adicción entre la población femenina han aumentado de forma exponencial y esto es causado por el cambio en el tipo y ritmo de vida. Actualmente el ritmo frenético al que se vive ha ocasionado un gran estrés a las mujeres que tienen que compaginar trabajo laboral, tareas domésticas y familia. Además también se ha observado que hay cierta tendencia de  comportamientos de las mujeres a imitar lo que era percibido como comportamiento masculino.

Además, según varios estudios, las mujeres son bebedoras solitarias mientras que los hombres lo hacen en público, hablando así de bebedores sociales. Esto puede deberse a que el consumo de alcohol y de drogas entre las mujeres está más estigmatizado por la sociedad.

EL ALCOHOL EN LAS MUJERES, ¿CÓMO AFECTA?

Las mujeres son menos tolerantes que los hombres en cuanto a alcohol se refiere. Esto es debido a que ellas tienen menor masa corporal y sus órganos son más pequeños que los de los hombres. De este modo, aunque las mujeres tomen cantidades menores que los hombres, los efectos del alcohol en su organismo son más graves. Se estima que el consumo de alcohol en las mujeres debería ser como máximo una copa de vino o caña de cerveza al día. Cualquier otra medida que supere estas dosis está considerada como un consumo excesivo. Por lo contrario, en los hombres el consumo adecuado es el doble.

Desde una perspectiva fisiológica, las mujeres tienen mayor riesgo al caer en problemas de abuso lo que se traduce en acabar desarrollando una adicción. Asimismo, los problemas que se derivan del consumo de alcohol como puede ser el daño cerebral o las enfermedades cardíacas y hepáticas son más agresivos en las mujeres que en los hombres.

Otra diferencia importante, respecto a la relación del alcohol con ambos sexos es el componente emocional que poseen las mujeres. En varias ocasiones, ellas beben por cuestiones emocionales y para “ahogar las penas”. Esta conducta se distingue de la de los hombres que mayoritariamente consumen para autoafirmar su masculinidad en la sociedad. Esto es razón de explicación sobre la tendencia de las mujeres a mezclar bebidas etílicas y ansiolíticos o psicofármacos. Ya que ambas son depresoras del sistema nervioso central les aporta una sensación inicial y efímera de relajación y bienestar.

En Centro de Rehabilitación de adicciones en Sevilla, podemos ayudarte si notas que padeces de adicción al tabaco. Si deseas más información puedes contactar con nosotros en nuestra web o llamando al siguiente número: +34 682 669 382.