La adicción a la morfina - Centro Rehabilitación drogas en Sevilla

Os hemos hablado numerosas veces sobre qué son las adicciones y en concreto algunas de ellas. Hoy venimos a contaros sobre el uso indebido de la morfina, llegando a crear una adicción a esta sustancia.

Todos estamos al tanto de que la morfina es uno de los fármacos más administrados en el ámbito hospitalario para aliviar el dolor moderado y severo tras una operación o padecimiento de un dolor físico de alta intensidad. Sin embargo hay una gran controversia en si su uso prolongado puede llegar a generar dependencia necesitando dosis más elevadas ya que el paciente entrará en estado de euforia olvidándose completamente de su dolor  o solamente es un síntoma de tolerancia.

Los síntomas de la adicción a la morfina tienen un progreso paulatino hasta que son del todo visibles. Clasificamos sus síntomas en 3 tipos:

 

Síntomas físicos

  • Estreñimiento
  • Desmayos
  • Erupciones cutáneas en forma de manchas
  • Cansancio excesivo
  • Somnolencia
  • Contracciones musculares
  • Pérdida de apetito
  • Dificultades respiratorias

 

Síntomas psicológicos

Es frecuente que el paciente sufra otros trastornos psicológicos simultáneamente, como depresión y ansiedad, lo que hace complicada su identificación. Algunos de ellos son:

  • Inestabilidad emocional constante
  • Cambios de humor repentinos tornados a la negatividad
  • Paranoia excesiva

Síntomas conductuales

Por ende, los efectos físicos y psicológicos que os hemos contado, terminan incidiendo en alteraciones sobre conducta del paciente.

  • Disminución de interés por la realización de actividades
  • Problemas de entendimiento y discusiones frecuentes
  • Pérdida de relaciones sociales
  • Actitud reservada y ocultación de información
  • Intento por evitar encuentros con familiares y amigos
Las consecuencias a largo plazo de esta adicción también pueden incluir:
  • Paros cardiacos ( pudiendo acontecer durante toda la vida del adicto)
  • Probabilidad de coma
  • Pérdida del tono muscular
  • Episodios de confusión

 

Esta dependencia de la morfina es producida por una ingesta frecuente y duradera ya que el organismo la confunde con una sustancia necesaria para mantener sus funciones vitales. Por tanto, es cuando se disminuye el consumo cuando aparecen los primeros síntomas de abstinencia y el paciente sentirá la necesidad incontenible de consumir de nuevo. Os informamos que no todos los pacientes son iguales, por lo que depende mucho sobre cómo se haya desarrollado su adicción y la capacidad generada por el organismo para adaptarse a ninguna toma de morfina.

Algunos síntomas de esta abstinencia a la morfina son:

  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de estómago intenso
  • Inestabilidad emocional
  • Dolores musculares
  • Mucosidad nasal
  • Ojos llorosos
  • Inquietud
  • Fiebre y escalofríos
  • Cambios de temperatura corporal

Dejar el consumo de morfina debe controlarse y hacerse siempre bajo supervisión médica, de lo contrario, puede aumentar la gravedad de la adicción. Recuerda que en el  Centro de Rehabilitación de adicciones en Sevilla, podemos ayudarle con nuestro equipo de expertos. Si deseas más información puedes contactar con nosotros en nuestra web o llamando al siguiente número: +34 682 669 382.