Vigorexia, obsesión por ponerse en forma - Centro Rehabilitación drogas en Sevilla

La vigorexia se trata de un trastorno mental en el que la persona afectada se obsesiona por su aspecto físico ( frecuentemente asociada al mundo del deporte),  afectando a su conducta alimentaria y a sus hábitos de vida.

La persona que padece vigorexia tiene una distorsión de la imagen corporal creyendo que su cuerpo es insuficientemente musculado y que debe mejorar su apariencia. El perfil más habitual es de un hombre entre 18 y 35 años que hace ejercicio regularmente.

De esta forma, la vigorexia, también es conocida como anorexia inversa, por causa del efecto contrario a la anorexia, causando un mal desarrollo de la masa muscular al querer remodelar su cuerpo con tal de mejorar su autoestima y sentirse aceptados por la sociedad. Estas personas ejercitan una parte específica de su cuerpo y paliar estos defectos provocando un desequilibrio estético desagradable generando efectos graves tanto para la salud como para sus relaciones sociales.

SINTOMATOLOGÍA 

  • Mirarse de forma constante al espejo y no sentirse satisfecho/a
  • Pesarse varias veces al día
  • Comparar frecuentemente su cuerpo con el de otra persona
  • Tener comportamientos inseguros, problemas personales o trastornos obsesivos
  • Sentirse estresado y ansioso cuando se salta una sesión de entrenamiento o una comida
  • Preocupación frecuente por alcanzar su objetivo de ingesta diaria de proteínas
  • Descuidar a familiares y amigos, los estudios o el trabajo.
  • Hacer que el ejercicio sea la prioridad central en la vida.

La enfermedad deriva en un cuadro obsesivo compulsivo que hace que el vigoréxico desarrolle pensamientos negativos sobre él mismo, abandonando sus actividades rutinarias e invirtiendo todo su tiempo en realizar ejercicio físico.

Este perfil de personas también siguen dietas alimenticias bajas en grasas y ricas en carbohidratos y proteínas con el fín de aumentar su masa muscular, corriendo el riesgo de abusar de hormonas y anabolizantes esteroides.

PREVENCIÓN DE LA VIGOREXIA

El tratamiento de las personas obsesionadas con su aspecto físico, llegando a padecer vigorexia, es la terapia conductual, ya que es considerado como un trastorno de la personalidad. Las pautas principales para prevenir la vigorexia entrañan estas recomendaciones:

  • Realización de ejercicio físico bajo la supervisión de un entrenador personal
  • Realizar exámenes físicos que determinen el estado de salud y adaptar los ejercicios a realizar
  • Evitar sobreesfuerzos o ejercicios que vayan más allá de los límites profesionales
  • Detener el ejercicio cuando se presenten cuadros de fatiga, cansancio o dolor muscular.

En Centro de Rehabilitación de adicciones en Sevilla, podemos ayudarle. Si deseas más información puedes contactar con nosotros en nuestra web o llamando al siguiente número: +34 682 669 382.