¿Por qué me siento triste después de una fiesta? - Centro Rehabilitación drogas en Sevilla

Después de ciertos eventos que significan mucho para nosotros, como viajes, fechas señaladas o fiestas, en las que se disfruta y se suele ingerir más alcohol del debido, llega la famosa depresión post fiesta.

Esta mezcla de resaca y tristeza es perfectamente normal, y más después de acontecimientos como la feria. En este post te explicamos las razones por las que te puedes sentir así.

 

Hangxiety o la ansiedad de resaca

Indudablemente, después de pasarlo muy bien, a la mañana siguiente nos despertamos con una sensación nostálgica. Los estadounidenses han denominado a esta depresión como hangxiety (de hangover, resaca y anxiety, ansiedad) . Este fenómeno pretende explicar esa sensación de ansiedad, desasosiego y tristeza que produce tras una noche de fiesta y alcohol. 

Pues como en la mayoría de casos, la explicación nos la da la ciencia. El alcohol es un inhibidor del cerebro, es decir, esta sustancia se encarga de hacer que el cerebro “no piense”, reduciendo el estrés, aumentando la relajación y la sensación de bienestar. Por lo tanto, cuando el efecto del alcohol desaparece, provoca un efecto rebote, en el que se une el malestar físico (dolor de cabeza, náuseas) y el malestar emocional, explicado por ese efecto rebote.

Se compara con los atracones de dulces o azúcar. En ese momento se produce demasiada insulina y luego el propio cuerpo lucha por regresar a los niveles normales de azúcar en sangre.

De hecho, se relaciona esta hangxiety con la adicción al alcohol. Es decir, si te levantas a la mañana siguiente bastante peor que ayer, tu cerebro relaciona el bienestar con el consumo de alcohol, lo cual hace que entres en un círculo vicioso del que es difícil salir. Los expertos apuntan a que estos efectos depresivos tienen un mayor impacto en personas tímidas e introvertidas. Ya que les afecta más el sentimiento de inhibición que en personas extrovertidas.

Como la mayoría de sustancias adictivas, tras un atracón (en caso del alcohol, sería estar borracho) se producen efectos rebote. Estos afectan de lleno al estado de ánimo del consumidor. Los contextos sociales protegen en cierta medida el consumo de alcohol. Sin embargo, debemos tener cuidado con ello, atendiendo al momento en que necesitemos el consumo, más allá del contexto.

 

Si ves que cada vez sientes una mayor depresión o resaca los días siguientes de salir, no dudes en llamarnos, en Sinderesis contamos con los mejores profesionales que te acompañarán en el camino hacia una vida mejor. +34 682 669 382