DE LA DEPENDENCIA, A LA ADICCIÓN - Centro Rehabilitación drogas en Sevilla

Al hablar de drogas y de los distintos ciclos por los que pasa una persona consumidora, podemos encontrar varios términos: abuso, tolerancia o recaída. Sin embargo, existen otros que son adicción y dependencia y muchas veces tienden a ser confundidos, pero no es exactamente así. Dependencia y adicción son dos fases distintas en los que puede encontrarse una persona que abusa del consumo de drogas. Ser dependiente implica estar en una fase previa a la adicción.

LA DEPENDENCIA

Esta aparece cuando el consumo frecuente de una sustancia crea un patrón habitual. Es decir, la dependencia se refiere a la necesidad de continuar consumiendo para evitar los efectos negativos que produce la abstinencia. Los síntomas adversos que se puede encontrar el paciente con dependencia son tanto físicos como psicológicos:

  • Físicos
  • Dolores de cabeza
  • Temblores
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Psicológicos
  • Ansiedad
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Irratibilidad

Esta distinción es sumamente importante, mientras que la dependencia física aparece porque el organismo se adapta a una determinada sustancia, la dependencia psicológica engloba todas las situaciones que afronta una persona cuando hace uso de la sustancia.  La dependencia física se diferencia en intensidad y duración dependiendo de la droga, sin embargo, pasado un periodo de tiempo determinado la sintomatología termina. A la inversa, la dependencia psicológica dura más tiempo, por lo que hay que incidir en estos aspectos psicológicos durante el tratamiento.

En los casos tratados por dependencia, el proceso terapéutico se focaliza en disminuir la sintomatología  producida por la interrupción del consumo al mismo tiempo que abordar la manera de afrontar exitosamente la deshabituación o dependencia.

LA ADICCIÓN

La adicción se trata de una enfermedad crónica que provoca que la persona no pueda parar de consumir a pesar de las consecuencias negativas que experimenta en todos los ámbitos de su vida. Este consumo constante, está ligado a la pérdida de control, así como problemas en el trabajo, conflictos con amigos, familiares  y pareja..etc. En ocasiones, el consumo de la sustancia,  puede llegar al extremo de poner en peligro la vida del adicto.

En el caso de la adicción, la única razón que mueve la vida del adicto es el consumo de la droga. EL adicto pierde el control absoluto sobre la sustancia y sobre su vida dejando de lado las actividades que antes le creaban satisfacción.

Entonces… ¿Cómo se pasa de la dependencia a la adicción?

Según lo dicho, la dependencia es un paso previo a la adicción y sus síntomas y consecuencias no son los mismos. Un individuo con dependencia a la droga continuará teniendo el control en diferentes aspectos de su vida, mientras que si se trata de un adicto perderá dicho control. Además, la persona considerada como dependiente, cumple por lo general sus obligaciones, no siendo así en el caso de los adictos.

Al tener el control esta persona dependiente, tendrá motivaciones en su vida al margen de dicho consumo. Por el contrario en la fase de adicción, el usuario no es capaz de controlar nada teniendo pensamientos recurrentes sobre el consumo y siendo incapaz de poner fin al consumo.

Otra diferencia considerable se trata del tratamiento. En el estadio de dependencia,una vez realizado el tratamiento de desintoxicación y rehabilitación, el paciente no tiene por que ́ volver a perder el control, no es una enfermedad crónica. No obstante, la adicción si que lo es, por lo que será necesario que el paciente realice un seguimiento continuado a lo largo de toda su vida con el fín de evitar y prevenir futuras recaídas.

En Centro de Rehabilitación de adicciones en Sevilla, podemos ayudarle. Si deseas más información puedes contactar con nosotros en nuestra web o llamando al siguiente número: +34 682 669 382.